Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
Teléfonocómo llegar

El proceso de socialización de tu perro

Publicado: 4 de Diciembre de 2015

La buena o mala convivencia de un perro con sus congéneres, depende en mayor o menor medida del cumplimiento de los siguientes puntos:

· El perro debe permanecer con su madre y con sus hermanos unos dos meses… si esto no se cumple estaremos privando al cachorro de una fundamental socialización para el juego y la relación diaria con otros congéneres.

Un cachorro juega con sus hermanos, muerde, le muerden… aprende a relacionarse… pierde el miedo y es capaz de valorar las “repercusiones” de sus actos.

· Una vez que el cachorro llega a su nuevo hogar debe salir cuanto antes (con la vacunación completa) a la calle… la hiperprotección que ejercen muchos propietarios sobre sus perros impide la socialización con otros animales: no existe relación con los congéneres y cuando se produce aparecen miedos, ladridos, agresiones…

· El animal debe jugar con otros perros, machos y hembras; desde su más tierna infancia debe conocer a perros de todos los tamaños y caracteres… el propietario debe facilitar los contactos y supervisarlos: es lógico que existan gruñidos, intentos de pelea… son animales de manada y quieren marcar jerarquías… pero ¿ y si por intentar evitar los conflictos entre los animales provocamos problemas de comportamiento?

Para evitar problemas no dejaremos al peludo suelto ante animales nuevos hasta que se conozcan y observemos sus reacciones; si todos los propietarios cumplieran esta sencilla norma evitarían muchos sustos y “discusiones de parque”.La correa y el collar son muy útiles, aparte de aparecer reflejados en todas las legislaciones de nuestra querida España.

Si cumplimos estas sencillas normas tendremos a un perro socializado y que disfrutará de sus “perrunas” relaciones con un gran grupo de amigos.

haz clic para copiar mailmail copiado