¿Qué significan las heces amarillas en un perro?

16 de Enero de 2017

En las salidas con nuestro perro para que haga sus necesidades, estaremos atentos para no manchar jardines, parques, etc. Es necesario recoger y no manchar. Y también mirar. Por ejemplo, ¿sabes qué significan las heces amarillas?

El color de las heces

Es un factor importante es comprobar el estado de salud de nuestro amigo a través de las heces. Según el color que tengan, son indicativo del funcionamiento del aparato digestivo, del estado de su alimentación, la forma en que la tolera y la digiere.

Autor: LuAnn Snawder Photography

Lo normal es que veamos las heces en un color marrón oscuro o claro, de consistencia firme, pero húmeda, lo que representaría unas heces normales y que sin duda demuestra que la salud del perro es buena.

En algunas ocasiones el color de las heces cambia y entonces nos alarmamos. Es el caso de las heces amarillas. Ese tono amarilláceo se trata de lubricante natural que crea el tubo digestivo de nuestra mascota, como una especie de moco que segrega para proteger el tubo digestivo.

Este moco o lubricante se va pegando a las heces del perro y al salir al exterior, nos da la señal de que hay problemas en el tubo digestivo. Si vemos esta especie de lubricante en las heces, ello nos indica que hay irritación en el aparato y que se está defendiendo.

Cuando la mucosidad aumenta, significa que el perro tiene problemas. Es obligada la visita al veterinario

Las heces amarillas en perros y sus causas

Hay diferentes causas por las que un perro puede depositar heces amarillas. Entre ellas, está la alimentación. Las marcas más conocidas de pienso para animales no tienen por qué ser las ideales para nuestro amigo.

En el momento de adquirir estos productos, hay que vigilar los componentes y si vemos las heces amarillas, lo primero es pensar en la comida y su posible retirada.

En las heces amarillas puede influir también un parásito que se llama Giardiasis y se aloja en el intestino. Estos protozoos parásitos irritan el tubo digestivo de nuestra mascota, haciendo que las heces huelan de más y sean más grasientas. El resultado es que comienza a supurar más lubricante amarillo y protector, por lo que se pega al material fecal por culpa de los parásitos.

Las heces en los perros mayores

Cuando se hacen mayores, el organismo de nuestros perros se vuelve cada vez más débil. Es propenso a irritarse con facilidad. Lo mejor siempre es acudir de inmediato al veterinario para que pueda dar con el problema y así ponerle un tratamiento y comenzar la curación.

El tratamiento en las heces amarillas

Después de haber localizado el problema, el veterinario te propondrá diferentes tratamientos. Todo depende por supuesto del caso concreto. Sea cual sea el tratamiento, hay que aplicarlo para que el animal se recupere.

Entre las ideas de tratamientos diferentes, están:

  • Ir cambiando su pienso, de forma progresiva.
  • Diminución de la fibra
  • Reposición de líquidos con suero
  • Un medicamento específico para dolencias o irritaciones
  • Un tiempo en la consulta hasta que se recupere porque utilizando suero
  • Desparasitación
  • Vacunas
  • Que beba agua fresca, pero agua de calidad, no embalsada en la calle
  • Cuidar su alimentación procurando que no tenga alimentos a los que les tiene alergia
  • Vigilar qué come en la calle
  • Cuidar los lugares a donde se acerca cuando lo paseamos, desde flores a restregarse con algunas plantas que pueden ser mortales y perjudiciales para él
  • Visitar al veterinario de forma periódica para que revise su salud

El caso de las heces de color blanco

Un perro que tiene las heces muy blancas es porque se alimenta de comida casera o natural. En este caso, los excrementos se decoloran más rápido debido a la dieta del can, y no están indicando ningún problema de salud.

Puede darse el caso de que los excrementos blanquecinos indiquen que la dieta de ese perro es demasiado rica en calcio. Es decir, ese can tendría un pienso comercial mal formulado, o bien estaría comiendo una excesiva cantidad de huesos en su dieta (o de otro producto rico en calcio, como las cáscaras de huevo).

Cuando las heces son verdosas

En este caso se trata de una alimentación con exceso de frutas y de verduras. El resultado es que las heces se pueden  volver color verdoso y seguramente contendrán muchas hebras, por la fibra de los vegetales. Es decir, la dieta sería responsable del color.