¿Por qué es importante que el gato trabaje para conseguir la comida?

22 de Septiembre de 2016

Es conocido que los felinos necesitan hacer ejercicio para adelgazar. Pero como no salen al parque como los perros, hay que ver la manera de lograr que estén en constante movimiento. Conseguir su comida es una excelente idea para que el gato haga el ejercicio que necesita.

Una vida con estrés

La manera en que el gato vive le genera más estrés que en el caso del perro, que suele salir al parque a dar buenos paseos, mientras que los felinos están la mayor parte del tiempo en su casa, y por esta razón necesitan estrategias para desarrollar sus habilidades. Además, deben correr, trepar y estirar.

El juego es una excelente forma de que el gato haga ejercicio. Introducir la comida entre los juguetes es la mejor opción para que el felino se anime a jugar a lo largo del día. Además, le servirá para conseguir el peso ideal y tener una actitud tranquila y sin estrés.

Rompecabezas para la comida del gato

Por diferentes expertos se ha reconocido la importancia de algunos juguetes para los gatos, como es el caso del rompecabezas. Mediante estos juegos, el minino tiene que ingeniarse la manera de sacar el alimento.  Podrá jugar y comer al mismo tiempo, obteniendo dos beneficios: ejercitarse y alimentarse.

El juguete mariposa

Hay en el mercado juguetes interactivos para mininos en forma de mariposa que va aleteando, con pilas, e impulsa en el gato la necesidad de jugar y cazar su alimento. No olvidemos que el felino por naturaleza es un cazador, y tiene que ejercitar sus músculos para estar en forma. Además, el ejercicio le genera emoción y una vida saludable y feliz.

Este tipo de comederos y juguetes no son solo diversión para gato y propietarioy un medio de estrechar los vínculos entre ambos, sino también un accesorio que puede colaborar, junto con una dieta adecuada, en la prevención de la obesidad.

Comederos y juegos de inteligencia para el gato

Algunos comederos “inteligentes” tienen una base estable de plástico en la que están abiertos 9 agujeros. En estos agujeros se introducen cuencos de distintas alturas, y se puede variar el orden para cambiar el nivel de dificultad. Se repartirá la ración diaria de pienso en los distintos recipientes. De esta forma, el gato tendrá que “pescar” la comida con sus patas. El éxito de lograr sacar el alimento mantiene el interés y la motivación del felino para vaciar todos los recipientes.

Como al minino le costará más atrapar la comida, comerá también más lento que de un comedero normal. Con ello el estómago no sufrirá tanta carga y tendrá una digestión más sana. Además, el sentimiento de saciedad llegará antes y tu gato comerá menos.

Estos comederos son un accesorio para gatos ideal para controlar su peso, y pueden ser considerados como un juego para gatos porque mantiene entretenido al animal, estimula las capacidades mentales, la habilidad y satisface el instinto de caza felina.

El suministro de comida por esta vía está reconocido por los veterinarios. Podemos regular los niveles de dificultad del comedero a intervalos adecuados para que el gato no se frustre o se sienta desbordado.

¿Cuánto tiempo de juego es el ideal?

Los gatos necesitan 30 minutos de juegos diarios para vivir estimulados y felices y reducir el riesgo de sobrepeso. Un felino aburrido puede incluso arañar los muebles o morder los tobillos de su dueño con tal de favorecer la interacción con él.

Cuando vemos malas conductas en nuestro felino, ello puede ser una señal de aburrimiento. Por ello araña los muebles, se come las plantas o desarrolla ligeras conductas agresivas (como morder los talones de su dueño), pues puede estar avisando de que sufre tedio.

La costumbre del juego no debe reducirse, en consecuencia, a su etapa de cachorros. Una cría de gato tiene curiosidad por todo, y sus ganas de explorar el territorio parecen bastar para colmar horas de diversión y de conocimiento a través del juego, incluso en solitario.

En el caso de los gatos adultos, la pereza está en todos los momentos del día. Por ello necesita mucho divertirse con su dueño. A diferencia de los perros, los mininos no salen a pasear con una correa. El juego debe ser la forma de interactuar.