Parásitos internos

10 de Diciembre de 2015

Un parásito es un ser vivo que desarrolla su actividad vital en la superficie o en el interior de otro ser vivo al que llamaremos hospedador. El parásito se aprovecha del hospedador y puede causarle problemas leves, o muy graves.

Los parásitos que viven en el interior del hospedador se conocen con el nombre deendoparásitos o parásitos internos, y los que viven en su superficie ectoparásitos o parásitos externos. En ambos casos su vida depende de las condiciones climatológicas habituales en la zona (temperatura, humedad, luz…); es por ello que los parásitos suelen aparecer en determinadas estaciones del año.

La acción de los parásitos sobre el hospedador se denomina infestación parasitaria, y tiene variadas presentaciones: picor e irritación por los ectoparásitos, transmisión de enfermedades, disminución de apetito y perdida de peso…

ENDOPARÁSITOS

Los endoparásitos se pueden clasificar en dos categorías:

· Nematodos o ascáridos.

· Cestodos o tenias.

Los parásitos internos pertenecen a una u otra de estas categorías según sus formas y estructuras. Los ascáridos son los parásitos de mayor importancia en el perro.

  1. NEMATODOS: son largos, cilíndricos y delgados en ambos extremos. Los adultos varían desde el milímetro a más de quince centímetros de longitud. Su boca suele estar preparada para “pegarse” al huésped y alimentarse (Ej.: el ancilostoma tiene seis dientes semejantes a arpones)
  2. CESTODOS: son aplanados, semejantes a una cinta;  casi siempre viven en el intestino delgado del hospedador. Su cabeza dispone de unos sistemas de extracción (chupar), arpones o una combinación de ambos. Algunas especies pueden llegar a medir varios metros de longitud. Un mismo parásito puede poseer los dos sexos, lo que se conoce con el nombre de Hermafroditismo.

 FORMAS DE TRANSMISIÓN  DE LOS PARÁSITOS INTERNOS:

Los parásitos internos pueden pasar de uno a otro animal por las siguientes vías:

  1. Ingestión directa del parásito. La mascota al lamer, por ejemplo heces de un perro con parásitos, queda infectada.
  2. Ingestión del hospedador intermediario. La mascota come carne o vísceras de otro animal que tenía parásitos. Por eso es muy importante que nuestros animales de compañía no coman carne cruda.
  3. Penetración activa del parásito en el hospedador definitivo. Algunos parásitos entran en la mascota atravesando su piel.
  4. Infección a través del hospedador intermediario. Como los mosquitos que mediante su picadura transmiten una enfermedad llamada filariosis.
  5. Transmisión maternal. Si la mascota preñada tiene parásitos, algunos de ellos pueden cruzar la placenta e infectar a las crías; estos parásitos también tienen la capacidad de transmitirse mediante la leche a los cachorros recién nacidos.

DAÑOS AL HOSPEDADOR

El tipo de daño y la gravedad, varia de forma considerable según el tipo de parásito que ataca al hospedador:

  1. Daño mecánico: es un daño causado por la acción del parásito sobre el hospedador al desarrollar alguna de sus funciones vitales. Al alimentarse pueden destruir tejidos en la zona en la que se fijan. También causan obstrucciones por acumulo de parásitos en una parte del intestino.
  2. Daño depletivo: este nombre se refiere al “robo” del alimento del hospedador por parte del parásito. Típico de tenias y áscaris. El desarrollo del hospedador disminuye debido al “robo” de alimentos.
  3. Daño tóxico: Las secreciones y desperdicios generados por los parásitos residentes pueden causar reacciones adversas en el hospedador.
  4. Daño alergénico: el parásito (sus elementos químicos) es extraño para el organismo del hospedador y por tanto puede provocar reacciones alérgicas. Es frecuente en infestaciones por  Toxocara y Toxascaris.
  5. Daño anémico: la acción de ciertos parásitos sobre el huésped provoca perdida de sangre en mayor o menor cantidad, lo que puede acabar generando una anemia de diversa gravedad.

CONTROL DE LOS PARÁSITOS INTERNOS

El control de este tipo de parásitos se lleva a cabo principalmente a través de fármacos, aunque existen ocasiones en las que el control se puede ver favorecido al evitar que determinados hospedadores definitivos (Por ejemplo perros)  coman parte o la totalidad de determinados hospedadores intermediarios (roedores, pequeños rumiantes…).

Pero para conseguir el control de los parásitos internos, también es muy importante tener presentes los siguientes puntos:

  MANEJO:

. Retirar los excrementos de zonas donde residen los perros y de las zonas de tránsito (vías públicas).

. Construcción de perreras con buenos sistemas de drenaje, ventilación y si es posible con exposición a la luz solar.

. Realización de controles de heces (análisis coprológicos) para confirmar o descartar la presencia de formas parasitarias.

. Evitar la ingestión de carnes no cocinadas. Utilización de alimentos comerciales.

 CONTROL QUÍMICO:

. Los fármacos utilizados para la lucha contra nematodos y cestodos (parásitos internos) se denominan antihelminticos.

. La acción de los antihelminticos es variada:

- Paralización del parásito.

- Impedir la utilización de alimentos (metabolismo).

- Limitar la capacidad reproductora.

. Un buen antihelmintico debe tener las siguientes características:

- Efectivo.

- Amplio margen de seguridad: a la dosis recomendada deberá ser tóxico frente al parásito sin causar daño al hospedador.

- Fácil administración.