Llevar al perro a la playa: pasa el día con tu mejor amigo.

17 de Junio de 2017

Se acerca el verano y es tiempo de programar las merecidas vacaciones. Para los mascoteros, esta situación solía ser un dilema hasta un tiempo atrás.  ¿Qué hacer con el peludo? Sin embargo, cambia, todo cambia, como dice una canción y los destinos pet friendly son cada vez más comunes. Así que si, por ejemplo, quieres llevar al perro a la playa, seguro que lo pasarás genial. Pero de todas formas, deberás tomar algunas precauciones.

Qué debes tener en cuenta antes de decidir llevar al perro a la playa

Salvo que seas de esos privilegiados que habita un pueblo costero con playas tranquilas por las que pasear a diario con tu can, si tu idea es programar un viaje más o menos largo con tu mascota, hay ciertas cuestiones que deberás tener en cuenta.

Primero y principal, debes asegurarte que el lugar elegido permite que se lleven animales a la playa. Además, salvo que alquiles una propiedad, averigua también si hay alojamientos que admitan mascotas.

Por otra parte, antes de decidir que tu perro te acompañe en las vacaciones, se impone una visita al veterinario. La idea es chequear que todo ande bien con la salud del peludo y pueda afrontar sin inconvenientes esta aventura.

De paso, pídele al profesional que te aconseje sobre cómo proceder durante el viaje y ante cualquier imprevisto en el sitio al que te dirijas. Y, por supuesto, tu mascota debe estar desparasitada y con las vacunas al día.

Tomando algunas precauciones, llevar a tu perro a la playa seguro que hará que tanto tu mascota como tú paséis unas vacaciones geniales.

Cosas que no pueden faltar  para que tu peludo y tú disfrutéis sin problemas de la arena y del mar

Una vez llegados a destino y con todas las ganas de pisar la arena y adentrarte en el mar, recuerda que para llevar al perro a la playa es importante que no olvides cargar contigo los siguientes elementos:

  • Papeles del peludo.
  • Agua fresca y limpia y bebedero.
  • Comida y comedero, sobre todo si piensas pasar todo el día.
  • Crema solar para aplicar en sus zonas poco pigmentadas o con escaso pelo.
  • Protector para sus almohadillas, si son sensibles. Ten en cuenta que la arena puede estar muy caliente, sobre todo al mediodía.
  • Premios para darle cuando se comporte bien. Y sí, el refuerzo positivo no tiene por qué tomarse vacaciones.

Además, asegúrate de que tu mascota esté bien identificada a través del microchip o con un collar que detalle sus datos. Los inconvenientes pueden surgir en cualquier sitio.

Responsabilidad y diversión, dos temas que no deberían ser antagónicos si vacacionas con tu can

Pero hay dos cosas fundamentales que no debes olvidar llevar a la playa.

Una es la bolsa para recoger los excrementos. Y es que si quieres disfrutar de unas vacaciones con tu can en un lugar concurrido como suelen ser las playas en verano, debe privar más que nunca la convivencia y la responsabilidad.

Lo otro que no puede faltar son… ¡los juguetes de tu peludo! La idea es divertirse y pasarlo bien. Así es que estos elementos son fundamentales para que tu amigo de cuatro patas lo pase bomba en el agua o en la arena ya sea jugando solo, contigo o con otros peludos.

Y mucha atención. Si a tu perro le gusta nadar, cerciórate de que las aguas sean poco profundas y estén libres de corrientes marinas.

Consejos finales para que un día de playa con tu mascota resulte genial

Otra cosa que no debes olvidar es una sombrilla. Aunque tu plan sea tomar todo el sol del verano, piensa en tu mascota. Tienes que procurarle un lugar con sombra para que descanse y quede a resguardo del calor excesivo. Recuerda que los perros son muy proclives a sufrir golpes de calor que pueden poner en serio riesgo su salud y su vida.

Entonces, siempre es mejor prevenir que curar. Asegúrate que, por más entusiasmado que esté corriendo por la playa, el peludo se tome su rato de descanso alejado del astro rey. De paso, aprovecha para que se hidrate y beba suficiente agua. Pero no debe ser de mar, dado que puede provocar problemas gastrointestinales.

De todas formas, tanto para humanos como para animales, es importante seguir el consejo de evitar exponerse al sol en las horas en que más daño causa y que, además, suelen coincidir con las de más altas temperaturas.

Teniendo en cuenta estos consejos, seguro que tu amigo de cuatro patas y tú disfrutaréis de una o varias jornadas espectaculares en la playa. Y que se repita.