La procesionaria del pino

21 de Mayo de 2016

Cada vez son más los casos de reacciones alérgicas por la procesionaria del pino, y cada año se producen antes debido a las condiciones climáticas. Una reacción alérgica frente a este insecto puede incluso producir la muerte del animal por shock anafiláctico y/o asfixia.

Desplazamientos en fila india

Durante 7 meses este insecto se encuentra en forma de oruga y vive en las ramas en característicos nidos redondeados de color blanquecino. Estas orugas se alimentan  de las acículas de los pinos, aunque también se han encontrado en cedros y abetos. Cuando se encuentran en alto número son capaces de defoliar los árboles constituyendo una plaga forestal de alta importancia, sin embargo su importancia radica de cara a la salud pública por los daños repercutidos en los seres humanos, especialmente en los niños.

En  medicina veterinaria constituyen un serio problema en los meses de primavera-verano, periodo en el cuál la oruga desciende del los árboles al suelo en características filas indias, para desarrollar la fase de pupa bajo tierra. Es en este momento cuando se producen más casos de reacciones alérgicas por el contacto con estos insectos, a causa de los pelos urticantes que las recubren a partir del tercer estadio de larva u oruga.

La oruga es bastante característica  y fácil de distinguir, es de color negra y amarilla y  está rodeada de unos pelillos o tricomas  (alrededor de 500.000) que son los que provocan la urticaria por contacto directo. Estos pelos contienen una toxina termolábil denominada thaumatopina, que es la que les confiere el poder urticante.

Los perros al ver a las orugas en el suelo tienden a olfatearlas e incluso lamerlas, momento en el cuál la oruga al sentirse amenaza libera las tricomas que se les clavan en la lengua y trufa, provocando inflamación. En la lengua además, provocan necrosis del tejido y pueden incluso perder trozos o casi la totalidad de la misma. Cuando se clavan, lo primero que vemos aparecer son unas nodulaciones blanquecinas, que coinciden con el punto de implantación de los pelillos, posteriormente la lengua comienza a inflamarse y oscurecerse hasta volverse negra, momento en el cual la necrosis es total y ese tejido se perderá.

Imagen comparativa del rostro de un perro antes y después de una reacción alérgica

Otra forma de contacto es a través del aire, ya que estos pelos se desprende y se transportan por el aire, por lo que pueden provocar irritación en ojos, nariz y garganta sobre todo en seres humanos.

Si sospechas de que tu mascota puede haber estado en contacto con este insecto y está teniendo una reacción alérgica por su causa, es muy importante que acudas al veterinario de forma urgente, ya que si la inflamación afecta a la laringe el animal puede morir asfixiado. Cuando se produce el contacto, los animales están inquietos y nerviosos, con las extremidades delanteras intentan rascarse la boca por dolor, se les inflama la cara y/o la lengua. En estos casos nunca debes de frotar la lengua, trufa o el lugar de implantación de las tricomas, ya que al frotar lo que ocasionas es que éstas se claven más en la mucosa. La toxina que contienen es termolabil y con el agua caliente  se inactiva, por ello se debe lavar las zonas con agua caliente (sin quemar al animal) y con unas pinzas eliminar las tricomas. Además de forma temprana se debe de instaurar antihistáminicos y/o corticoides para disminuir y frenar la inflamación ocasionada por la reacción a dicha toxina, por ello es de suma importancia que el animal reciba asistencia veterinaria de urgencia.

Como medidas preventivas se aconseja no sacar a los animales por zonas de pinos en los meses de primavera que es cuando las orugas descienden al suelo para realizar la fase de pupa.  En muchos lugares los ayuntamientos establecen medidas para el control de las poblaciones de estos insectos mediante la eliminación y quema de los bolsones, la fumigación de los pinos con insecticidas autorizados y el uso de trampas de feromonas para la eliminación de los machos adultos, reduciendo así las posibilidades de cópulas de la especie. Si alguna vez tu animal entra en contacto con este insecto, puedes avisar a los ayuntamientos y autoridades para que extremen las medidas en aquellos lugares en los que se ha detectado la presencia de este insecto. En los bosques las aves insectívoras, lirones, murciélagos, avispas cigarras y hormigas son los principales depredadores de dichos insectos.