La llamada, ¿cómo conseguir que mi perro venga cuando le llamo?

13 de Mayo de 2016

-¿Cuál es la palabra que hace que nuestros perros vengan siempre? TOMA.

-Y ¿Cuál es la palabra que más repetimos y nuestro perro casi nunca viene cuando la oye? VEN o su nombre.

Esto tiene una explicación sencilla, nuestro perro cuando oye la palabra “toma” está seguro que le vamos a dar algo de comer y se acerca para comérselo sin embargo cuando escucha “ven” o su nombre es muy probable que sea para ponerle la correa y acabar el paseo o para regañarle porque está haciendo algo mal.


 El perro aprende rápidamente que acudir a la llamada muchas veces le va a impedir  hacer otra cosa; por ejemplo cuando le llamamos en el parque y nos lo llevamos de inmediato  a casa.

Es muy importante que siempre que el perro venga cuando sea llamado, se convierta en una experiencia muy positiva para él, hay que darle siempre un premio, un juguete, comida, una buena sesión de juego y caricias si acude a tu llamada.


No acudir a la llamada es uno de los problemas más comunes.

El perro parece desobedecer mucho más cuando está fuera de su entorno. Y la explicación vuelve a ser sencilla, normalmente cuando llamamos a nuestro perro  en casa es para cosas agradables: darle la comida, jugar con él, acariciarle, etc. sin embargo  si lo hacemos fuera de casa las razones suelen ser distintas: le llamamos porque se acerca otro perro, mientras está oliendo algo que puede acabar ingiriendo, para acabar el paseo, porque va lanzado a saludar a una persona, etc y por tanto empieza a asociar la llamada con algo negativo, porque  acudir a la llamada siempre significa que se acaba la diversión.


Lo ideal sería llamar a tu perro muchas veces durante los paseos, sin razón aparente, simplemente para darle un premio, jugar con él o felicitarlo, y después permitirle que continúe con lo que estuviera haciendo, así el perro entenderá que dirigirse al humano es algo que SIEMPRE es positivo.


Asegúrate de no llamar a tu perro para cosas que le disgusten, como cortarle las uñas, regañarle o castigarle.


Procura utilizar un tono de voz tranquilo cuando le llames, no lo hagas gritando ni con tono de enfado ya que podría no hacerte caso.


Si algún día tu perro tarda más en acudir, no le castigues cuando llegue, no lo entenderá y/o asociará la llamada con una experiencia negativa.

Si tu perro no viene cuando lo llamas, tómatelo como una advertencia de que has de seguir practicando la llamada porque aún no la ha aprendido bien.



Enseñando la palabra VEN


·        La primera semana vamos a practicar en casa. Aprovecharemos la hora de la comida y cogeremos un puñado de pienso. Di la palabra elegida (ven, aquí) y dale un trozo de pienso. Repite la palabra, dale otro trozo…repite el proceso. En este paso solo estamos haciendo una asociación entre comida (algo positivo) y la palabra de llamada. Es como firmar un contrato con tu perro en el que queda establecido que la AQUÍ es igual a TOMA, es decir, siempre significará que le vas a dar comida o incluso algo mejor.


·        En la segunda semana  seguiremos practicando en casa, durante este periodo de entrenamiento procura no utilizar esta palabra para llamarle en el parque, sería como “romper el contrato” y tendrías que comenzar el entrenamiento de cero cada vez que desobedeciera. Coge un puñado de pienso, di la palabra AQUÍ y da dos pasos hacia atrás, si tu perro te sigue, dale la comida. Practica unas cuantas veces.


·        Podemos continuar trabajando en casa pero vamos a ponérselo un poco más difícil. Coge unos cuantos premios de comida y pide a alguien que sujete el perro (si vives solo no cojas la comida delante de él para que no te siga). Aléjate del perro y di la palabra AQUÍ, la persona que lo sujeta deberá soltarle al oír la palabra. Cuando tu perro se acerque dale la comida. Continúa practicando de esta manera hasta que hayas probado a llamarle desde distintas habitaciones y siempre haya acudido a la primera.


·        Si en algún momento tu perro no acude cuando escucha la palabra de llamada vuelve al paso anterior, utiliza comida más sabrosa y repasa el proceso a ver que está saliendo mal.


·        Tendrás que repetir muchas veces el ejercicio hasta que estés absolutamente seguro de que lo hace correctamente. Una vez que veas que lo realiza muy bien en casa, inténtalo en el jardín. Después puedes empezar a practicar en un sitio menos conocido para el perro. Ten en cuenta que al ir añadiendo distracciones, cada vez se hará más difícil.


·        No cambies de entorno hasta que la llamada sea perfecta.


·        Cuando comiences a practicar durante el paseo es importante que el perro no sienta que acudir a la llamada significa la pérdida de la libertad o el final del paseo. Llámalo varias veces durante el paseo, dale un premio, y deja que siga jugando.


·        No repitas más de 2 veces la llamada si el animal no hace caso. Si no viene inmediatamente no le castigues aunque estés enfadado. Cuando llegue  a ti acaríciale, e intenta practicar otra vez, con menos distracciones.


·        Dale SIEMPRE un premio por venir. Si le has pedido dos veces que venga y no te hace caso, ve a por él. Llamarle más veces sólo le hará más sordo a tu orden.


Cada vez que tu perro oiga la palabra de llamada y no le haga caso, esta va perdiendo su valor. Por eso es muy importante practicar este ejercicio al principio con menos distracciones, asegurándonos que obedece, e ir añadiendo dificultades lentamente.

Cada vez que el perro recibe un refuerzo positivo cuando acude a la llamada incrementamos la posibilidad de que vuelva a repetir el comportamiento y va haciendo una conexión clara entre acudir a la llamada y que ocurran cosas positivas y agradables.


Por favor, repite el ejercicio tantas veces te sea posible, en casa, durante los paseos, en el jardín de casa.


Si empiezas el ejercicio de manera sencilla e incrementas las dificultades muy lentamente tu perro tendrá muchas posibilidades de realizarlo con éxito.

No te enfades si tu perro no acude a tu llamada.Acepta que probablemente le has pedido demasiado o el nivel de distracciones es muy alto...Simplemente retrocede un nivel en la escala de la enseñanza y practica una llamada menos difícil para poder volver a premiarle.

Seria de gran ayuda que escribieses los resultados de tus sesiones diarias. Esta es la mejor manera de darte cuenta que lo estás haciendo bien y que el comportamiento de tu perro va mejorando.

La siguiente tabla puede ayudarte:



Fecha

Entorno

Número deintentos

Número deéxitos

Porcentaje deéxitos

Ejemplo





25/03/12

En la cocina

30

28

93%

15/04/12

En el parque

25

14

56%

25/06/12

Durante el paseo

15

13

87%























Si tu porcentaje de éxitos es inferior al 80% deberías volver a practicar con menos distracciones hasta que este porcentaje mejore.Recuerda que cada vez que el perro no obedece el comando pierde significado.Debes practicar en entornos diferentes.Si tu perro está fallando en el parque deberías volver a practicar en el jardín de casa hasta que aumente su porcentaje de éxitos y puedas volver a intentarlo en el parque. Puedes utilizar premios de gran valor (que le gusten muchísimo) o sus juguetes favoritos cuando el entorno vaya a ser más difícil. El perro entiende estas diferencias..


Recuerda decir el comando claramente y solo UNA VEZ.

NUNCA llames a tu perro si sabes que no va a acudir.

NUNCA llames a tu perro para castigarle.

NUNCA llames a tu perro si va a ir asociado a alguna experiencia negativa (terminar el paseo, dejar de jugar, darle su medicación…)

NUNCA castigues a tu perro por haber acudido a la llamada lentamente.



Algunos consejos para mejorar la llamada

Lo más importante que debes conseguir es hacer que tu perro piense que acudir a la llamada es “LO MÁS DIVERTIDO”, por tanto debe ir acompañado de algo que realmente le guste. Si utilizas premios de comida, utiliza lo que más le gusta, tienes que utilizar algo realmente sabroso (y que no sea dañino para él)…no vale utilizar solamente el pienso que come habitualmente. Si a tu perro lo que le “vuelve loco” es jugar con la pelota, prémiale jugando a tirársela cuando acude a tu lado. Para muchos perros una buena sesión de “juego de pelea” es lo más divertido….utilízalo. Cada vez que premies a tu perro es como depositar una gran cantidad de dinero en vuestra “cuenta de ahorros emocional” y esa confianza en ti te será de gran ayuda cuando tengas que llamarle en alguna ocasión en que realmente necesites que tu perro acuda urgentemente (como por ejemplo porque va a cruzar una carretera o debes evitar un peligro).  


La segunda cosa más importante es que utilices una palabra CLARA y ÚNICA para la llamada. “Toby, ven aquí, que te he dicho que vengas, ven…ven, ven aquí, como no vengas…” NO ES UNA PALABRA.

Sea cual sea esa palabra que elijas recuerda que tienes que asociarla a ese premio por acudir a la llamada. “AQUÍ” debe significar para el perro: “si dejo lo que estoy haciendo y voy con mi propietario me va a dar algo que me gusta mucho o vamos a pasarlo genial”. Es un contrato que has firmado con tu perro, “aquí” SIEMPRE es algo bueno.


Más consejos:

·             Salir corriendo en otra dirección cuando le llamas puede acelerar la llamada y hacer que tu perro acuda mucho más rápido. Si te quedas quieto al llamarle puede que piense: “¿que vaya a donde si no se está moviendo?”  “que rollo”

·             Asegúrate de captar su atención ANTES de llamarle. Si tu perro no vuelve la cabeza hacia ti cuando le dices su nombre o está  ensimismado jugando con sus amigos del parque es más que probable que NO acuda cuando le llames. Acércate hacia donde está, capta su atención, dile su palabra de llamada y da unos cuantos pasos hacia atrás para que te siga, prémiale. La próxima vez intenta llamarle ANTES de que esté demasiado distraído. Estamos enseñándole a estar pendiente de ti, pendiente de si tiene que acercarse a ti.

·              Varía los premios que le ofreces. Prueba distintos tipos de comida, juegos y maneras de premiar. Recuerda e uno de los mejores premios es “continuar jugando”


·             Anímale durante todo el recorrido mientras esté viniendo, de esta manera vendrá más rápidamente y le mantendrás centrado en ti.


Extraído de: Vet trainer canarias
Autora: Virginia Gallego