Esterilización de gatos: objetivos y beneficios

18 de Noviembre de 2015

Los gatos son animales independientes, limpios y que dan mucha compañía. A la hora de tener un gato, debemos saber que la esterilización es una opción que hay que plantearse.

Cuando nos planteamos tener un gato como mascota, pensamos en lo curiosos que son, la comodidad que supone no tener que sacarlos a pasear, la compañía que dan, etc. Sin embargo, muchas personas no se paran a pensar en los inconvenientes que pueden surgir, por ejemplo, durante el periodo de celo. Te hablamos, gracias a los consejos de la experta de Minuvet, sobre la esterilización en gatos, sus objetivos y sus beneficios. 

¿Por qué esterilizar un gato? 

Las razones por las que se recomienda la esterilización de gatos son varias. En primer lugar se trata de una medida de control de la reproducción, de este modo, se evitan nacimientos no deseados y abandonos. En segundo lugar, sobre todo en el caso de las hembras, es recomendable la esterilización de una gata para evitar problemas de salud al animal, ya que si no va a criar, practicar esta operación ayuda a evitar la formación de tumores mamarios, embarazos psicológicos, etc. Además, tanto machos como hembras sufren cambios de compotamiento durante el celo y la esterilización evita estos trastornos.

 ¿Cuándo esterilizar al gato?

 No hay una edad concreta para la esterilización del gato pero sí se recomienda hacerlo cuando el animal ya haya alcanzado la pubertad. Determinar si ha llegado ese momento es fácil, ya que lo notaremos en comportamientos típicos del celo. Si buscamos una edad aproximada, sería entre losnueve y los diez meses, pero en los gatos, la aparición de la pubertad está condicionada por la época del año en la que nació el animal: los gatos son sexualmente más activos al final del invierno, por lo que si el animal ha nacido, por ejemplo, en agosto, es probable que a final del invierno alcance la pubertad. 

Beneficios de la esterilización felina

 En el caso de los machos, por ejemplo, se reduce el marcaje en muebles y paredes. Además, evita infecciones y trastornos en el aparato reproductor. En el caso de las hembras, se elimina el celo, los constantes maullidos típicos de las gatas en este periodo y la ansiedad. Sin embargo, lo más importante es que se evitan los embarazos psicológicos y se reduce el riesgo a padecer cáncer de mamas.

Cuidados de un gato esterilizado

 Un gato esterilizado sufre cambios hormonales y requiere unos cuidados especiales, por ejemplo, en la alimentación, ya que son más proclives al sobrepeso. Además, esta tendencia les puede ocasionar trastornos en las vías urinarias y diabetes. Para evitarlo, es aconsejable dar a nuestra mascota pienso y comida especial, rica en fibra y proteínas y moderada en grasas. 

La esterilización de tu mascota es uno de los cuidados de un gato que menos gente tiene en cuenta y que, sin embargo, puede resultar más importante para la salud del animal.