Enfermedad bronquial

8 de Abril de 2016

La enfermedad bronquial felina abarca diferentes patologías: la bronquitis aguda, la bronquitis crónica, la bronquitis crónica asmática y el asma bronquial felino. Todas son patologías bronquiales que se diferencian por la duración del proceso, los cambios estructurales de los bronquios y el pronóstico para el gato.

Bronquitis aguda

Es un proceso inflamatorio de las vías aéreas, reversible y de corta duración cuyo signo principal es la aparición de tos varias veces al día. Puede presentarse en cualquier edad y las causas son víricas, bacterianas o por la presencia de micoplasmas.

Bronquitis crónica/Bronquitis asmática

Se produce en gatos de 3 a 8 años. La tos es el signo principal y tiene una duración de más de dos o tres meses. Cuando además presenta procesos disneicos se trata de bronquitis crónica asmática.

Debido a la mayor producción de moco de peor calidad, el mecanismo de defensa del sistema mucociliar se ve alterado; por ello, las contaminaciones bacterianas secundarias son muy frecuentes. Se acumulan exudados dentro de la luz bronquial, lo que provoca obstrucciones de las vías aéreas más pequeñas y con ello el proceso evoluciona a enfermedad crónica obstructiva pulmonar. En estos casos, debemos controlar la tos y las secreciones, prevenir infecciones y eliminar las causas agravantes.

Asimismo, evitaremos en la medida de lo posible que el gato tenga contacto con agentes inhalantes irritantes o alergenos, algunos tan comunes como la arena de la caja higiénica y el humo del tabaco...

Asma bronquial

El asma bronquial aparece en gatos a partir de los 2 o 3 años como consecuencia de la obstrucción de las vías aéreas bajas debido a múltiples estímulos, entre otros, cambios de temperatura, alérgenos inhalados y el ejercicio.

Los gatos afectados se agachan, extienden el cuello y tosen una o varias veces al día; asimismo, presentan cuadros de disnea esporádicos que suelen precederse de una tos paroxística. El gato se encuentra completamente normal entre los episodios asmáticos, si bien en ocasiones estornuda. La condición física es buena, a excepción de los cuadros de tos muy frecuentes, dado que llegan a ser extenuantes.

Teniendo en cuenta que una de las principales causas es la inhalación de alérgenos o sustancias irritantes, deberemos evitar que el gato tenga contacto con el polvo de la bandeja de arena higiénica utilizando otros tipos de lechos, pero también evitar el humo del tabaco y su presencia cuando se utilicen productos de limpieza caseros por la eliminación de vapores posiblemente irritantes, incluso evitar el uso de perfumes...